Friday, February 17, 2012

Entendiendo un poco la tendencia a callarlo

Destino o suerte, no hay forma de saberlo. Ya sé por que los japoneses tienden a esconderlo. A veces pienso que es o una o la otra, pero en otras pienso que ambas se complementan.

Lo que uno tantas veces se jactaba de quejarse por la gente que es impulsiva y extra expresiva, no tiene diferencia entre el callado.

Quien vive errando siempre, tiene la ventaja de la costumbre. Pero quien cree que no erra tendrá pesadillas cuando se de cuenta. - Aunque quizás generar ese apego es el propósito - Parece que lo que escribo no vale la pena.

Uno no quiere que pase.

Abraham Lincoln decía que las circunstancias nos hacen diferentes.
Y uno se queja del azar de las mujeres.
Pero esto debería ser suficiente para recordarnos el comportamiento indeterminístico del universo.

Pero hay cosas que uno no quiere que pasen.

Yo puedo pasar toda la vida evitando algo, y puedo tener éxito evitándolo; pero llega un día, un solo día en que por alguna razón yo decido no evitarlo... Y si la ley de Murphy hizo de las suyas en ese momento, eterno arrepentimiento.

Ni siquiera uno está seguro de lo que uno hace en un momento. ¿Quién iba a pensar que una cosa de la que uno se sentía totalmente seguro daría un giro de esa forma, y en contra?

Mi analogía de las esferas movidas por los sentimientos en un espacio como la tierra ahora es transformada por una en donde las piezas siempre cambian de forma. Un universo en donde todo cambia de forma tan rápido y tan diferente. Pero tenemos la premisa de los primeros. ¿De que forma organizaremos las primeras entidades para que se cree un sistema de aleatorización natural que se equipare con el existente en nuestra interacción social?

Cambian de forma aleatoria en un lugar poblado aleatoriamente y ubicado aleatoriamente. Y de todas esas formas aleatorias, hay algunas que hacen que el retorno hacia otras sea imposible. Incluso hay formas que dependen de la forma de quienes rodean a la entidad. El análisis económico, financiero, y estadistico trata de buscar un orden al desorden en las formas. La Teoría del Caos.

De hecho, ese puede ser el mal karma acumulado por tratar de influir la mente de alguien y no dejarla libre. Soy culpable de mis actos, incluidos los que hago por impulso.

Quedarme callado y aguantar para siempre… Anja, ¿Y cuándo piensas volver a hablar? ¿Cuando tengas una incomodidad tan grande que actues sin pensar y que vuelvas a cometer otro disparate?

...Y esta tendencia a no decirlo forma parte fundamental de toda fuente de inspiración posible.

[Inspiración: AC-D-EC]

No comments:

Post a Comment