Friday, December 23, 2011

Distracción en la Cuerda Floja

Concentrarme es como caminar por la cuerda floja. Así como cualquier fuerza, no importa qué tan grande o pequeña sea, es capaz de romper mi equilibrio, también cualquier distracción, no importar lo mínima que sea, puede desenfocarme de tal forma que hasta tenga que empezar de nuevo mi camino hacia la meta.

Luego de todos estos percances, comienzo a idear un filtro en donde evito y rechazo cualquier fuerza externa que sea capaz de distraerme. Sin embargo, a veces aparece una brisa que me empuja hacia delante, y luego de que pasa, sigo avanzando, pero en cada paso que doy pienso, ¿Cuándo volverá?

Hay cosas que mejoro mediante repetición, pero no todo. Pero por lo menos puedo afirmar que al finalizar cada oscilación hay algo diferente, algo que cambió.

Es obvio que hasta Dios ha recurrido al engaño. Es obvio que por esto debo perder el cargo de consciencia que siento al engañar/me. Es obvio que debo aprender a lidiar con quienes me estrujan mi pasado en mi cara...

Muchas veces espero a que surja una idea que me motive, que sea digna de mi esfuerzo, para luego darme cuenta de que fue una idea que había rechazado hace tiempo. Pero, aún con todas estas ideas repetidas, nunca pierdo la esperanza de que surja una original, y si no, pues una repetida pero con una mejora fantástica.

[Thu, Dec 22, 2011 08:41:34]

No comments:

Post a Comment